Buscar este blog

miércoles, 25 de enero de 2017

Reseña de "La Campana de Cristal" de Sylvia Plath

Hace poco, a través de la obra de Paula Bonet LA SED, conocí la existencia de una serie de escritoras que me llamaron profundamente la atención: Anne Sexton, Clarice Lispector, María Luisa Bombal, Sylvia Plath, entre otras.

Este libro, LA CAMPANA DE CRISTAL, es de Sylvia Plath: escritora, poeta y dibujante. Su obra se caracteriza por un marcado sentido feminista con el que defiende la figura de la mujer como creadora, escritora, poeta...
LA CAMPANA DE CRISTAL es una novela semibiográfica en la que Sylvia Plath nos cuenta en primera persona cómo su protagonista cae en una enfermedad mental. Pierde toda referencia con la realidad que la rodea, para ella desaparece todo motivo para seguir viviendo, no siente ni padece, no come ni duerme, no puede concentrarse en nada, sólo tiene un pensamiento obsesivo: el suicidio. Ella explica esta situación con la metáfora de estar atrapada dentro de una campana de cristal que la aísla del exterior, la sume en un silencio que le impide tener cualquier sentimiento hacia el prójimo.
Llama la atención la manera en que narra lo que le está ocurriendo sin darse cuenta de las graves consecuencias que tienen sus actos. Sólo es a posteriori, mediante recortes de periódicos, cuando se da cuenta de lo ocurrido tras un intento de suicidio que la lleva a la reclusión en centros mentales.
También he de destacar el hecho de explicar la enfermedad mental desde dentro, sin sensacinalismos, de una manera clara y sencilla... impactante.
Es una novela que te hace pensar, que no nos deja indiferente.

sábado, 21 de enero de 2017

Un nuevo BLOG

Ya hace tiempo que no escribo aquí. La razón es que estoy trabajando en un nuevo proyecto, un nuevo BLOG en el que voy publicando material propio: dibujos, fotografías, cuentos y proyectos. Ésta es su dirección: http://www.tntgarabatos.es/
En este blog seguiré escribiendo sobre trabajos realizados por otras personas, como reseñas a libros o comentarios sobre alguna obra que me llame la atención.
En breve publicaré una reseña sobre un libro que me ha impresionado mucho, esclareciendo la existencia de una parte de la mente enmarañada y oscura que todos, en más o menos medida, poseemos.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Volviendo a casa...

Tras unos meses de adaptación, ya sí que he llegado a casa...
Presento mis respetos al viejo Mediterráneo...




viernes, 22 de julio de 2016

Recuerdos de la Escuela de Arte

Estos días toca volver a empaquetar todo para una nueva mudanza... Guardando carpetas me he topado con muchos dibujos, antiguos y más recientes. Entre ellos, estos dos me traen gratos recuerdos por mi paso por la Escuela de Arte.
El de Susana y los viejos fue un ejercicio de interpretación de algún cuadro de los grandes maestros. En este caso, los maestros a los que rindo homenaje son Rembrandt y Goya.



La ilustración para el mítico cuento de El patito feo está hecha con la técnica del falso grabado y coloreada con acuarela.



Sigo empaquetando...

martes, 12 de abril de 2016

¿Leyenda urbana o realidad?

Todos tenemos miedo, miedo a lo desconocido, a lo que no podemos ver, a la oscuridad, a los susurros de extraña procedencia, a la sensación de ser observado cuando no hay nadie alrededor...

 




Todos estos miedos se intuyen en el relato anterior y se materializan en Slenderman, el Hombre Delgado. Este personaje ¿es real o es ficción?
The Slender Man, o Slenderman, se caracteriza por ser un ente sin rostro, vestido con un traje negro y que habita en la oscuridad, en la profundidad del bosque, en las casas oscuras, en los callejones con bruma, en la noche. Tiene la facultad de alargar sus extremidades a voluntad y puede sacar tentáculos de la espalda para expandir su influencia sobre los incáutos. Suele acechar a los niños particularmente. Su poder es psíquico, puede inducir a sus víctimas a la locura o a trastornos mentales. Los que caen bajo sus tentáculos, comienzan a padecer un deterioro progresivo en su vida social, física y laboral, se vuelven olvidadizos con una evidente inestabilidad anímica e irritabilidad constante. Y, de repente, desaparecen. Slenderman se los lleva sin dejar rastro, ni cadáver al que llorar.
Según la leyenda urbana, este personaje fue creado en foros de internet, concretamente en el foro del portal Something Awful en 2009, por Victor Surge (alias de Eric Knudsen).
Al basarse en el miedo atávico a la oscuridad y a lo desconocido, su popularidad se ha ido propagando como la pólvora por la red con la creación de testimonios, fotos, vídeos y audios supuestamente verdaderos. Ha dado lugar a la creación de videojuegos y de alguna película como Entity dirigida por The Jadallah Brothers en 2013. Incluso tiene cuenta en twitter: .
Para mí las referencias que se me vienen a la mente son, en primer lugar, una ilustración de Edward Gorey donde aparece un personaje largo vestido de negro y supuestamente protegiendo con su paraguas a un grupo inquietante de niños. También son evitentes su parecido a Jack Skellington de Pesadilla antes de Navidad de Tim Burton, y a los Hombres Grises de la novela de Michel Ende Momo.








Para más información, hay un reportaje bastante ilustrativo en la web sobre leyendas urbanas que explica la aparición de este personaje y sus supuestos antecedentes en la historia.

jueves, 31 de marzo de 2016

The Slender Man

Todos tenemos miedo, miedo a lo desconocido, a lo que no podemos ver, a la oscuridad, a la sensación de ser observado cuando no hay nadie alrededor...


Ya va un par de veces que lo he visto. A través de una ventana abierta... y tan oscura como una noche profunda.
Iba callejeando por el castizo barrio de Chamberí una mañana, cuando sentí que alguien me observaba. Pero ningún transeúnte me miraba de forma particular. De pronto, un escalofrío aterrador me recorrió por la espada... y un susurro... Asustada busqué en torno mío y al elevar la mirada, lo ví. Se asomaba por una ventana abierta del piso superior del colegio que tenía al lado... me observaba... me susurraba...


Pasado el tiempo, a cientos de kilómetros de distancia, en un pueblo de la costa de la luz, lo volví a ver. Deambulaba de noche por la alameda del río, cuando sentí de nuevo que me observaba. La sensación se fue agravando con aquellos susurros, y siguió con una presión brutal en la cabeza que iba a más y más. Inquieta miré alrededor y lo ví, lo ví de nuevo espiándome desde la oscuridad profunda de la ventana de una casa en ruínas...

 
Desde entonces siento su presencia en los rincones oscuros, en las negras noches... Cuando estoy sola me susurra palabras inaudibles... Casi no puedo dormir inquieta, temerosa, aterrada por la cercanía de la oscuridad...
Sé que viene a por mí, ya no puedo concentrarme en nada... Me atrae sus largos brazos... y la negrura que lo alberga...